El Príncipe Philip: desde Grecia hasta Westminster

Publicado por Abel Fernandez

La semana pasada, el viernes por la mañana tuvimos la noticia del fallecimiento del Príncipe Philip, marido de la Reina Elizabeth Segunda. En cuanto nos enteramos lo publicamos en las redes de La Siesta Inglesa y en la newsletter que se enviaba pocas horas después. Muchas y muchos de vosotros nos habéis mostrado vuestro interés y tristeza por la noticia así que vamos a dedicarle el artículo de hoy.

Podríamos dedicar páginas y páginas para hablar de todo sobre el Duque de Edimburgo. Así que nos vamos a centrar en su vida antes de ser monarca, una infancia muy movida y bastante dura. Veremos la vida del Príncipe Philip desde Grecia hasta Westminster, donde se casó.

Retrato del Príncipe Philip en el palacio de Buckingham
El Duque de Edimburgo en el Buckingham Palace. Fuente: Wikipedia

Antes de entrar en su vida, decirte que Philip era un hombre muy apuesto, muy guapete, muy encantador y la reina ya le echó el ojo cuando se conocieron en Dartmouth, cuando Philip era un cadete. En ese evento Real, Philip tuvo la encomienda de escoltar a las princesas Elizabeth y Margaret. El flechazo fue recíproco y unos años más tarde empezaron a enviarse cartas cuando ella tenía 13 años y él 18.

Mañana tendremos un nuevo número de la newsletter con algunas curiosidades del Príncipe Philip y del matrimonio con la Reina Elizabeth. Si quieres recibirla gratuitamente en tu correo electrónico, te puedes registrar aquí.

https://magazine.lasiestainglesa.com

Infancia movida

Philippos nació en una villa de Grecia el 10 de junio de 1921. Fue el quinto hijo del Príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y la Princesa Alicia de Battenberg. Por cierto, descendientes también de la Reina Victoria de Reino Unido. Cuando tenía solo un año, su familia tuvo que emigrar a Francia. El motivo en una línea fue que se perdió una batalla, se culpó a Andrés por la pérdida, lo arrestaron y la corte decidió expatriarlo de por vida. Una naviliera británica los evacuó y acabaron en el suburbio de Saint-Cloud en París.

A los 9 años, lo mandaron a Reino Unido con su abuela materna Victoria Mountbatten, viuda del Marqués de Milford Heaven y su tío George Mounbatten, segundo Marqués de Milford Heaven. Por cierto, Mountbatten es la versión inglesa del apellido de su madre, Battenberg. Esto es importante porque este apellido, Mountbatten, será el elegido cuando se haga su pasaporte británico.

Imagen de Milford Heaven
Imágenes de Milford Heaven. Fuente: Wikipedia

Por cierto, Milford Heaven es un pueblo del sur oeste de Gales muy bonito y que vale la pena visitar si vienes de visita a Gales. Eso sí, puede hacer bastante viento en la playa. 

Philip tuvo una primera educación en una escuela Americana en París. Luego, una vez en Reino Unido, atendió a la Cheam School en el sur de Inglaterra durante 3 años, hasta que volvió a Alemania. Poco después, con el aumento del Nazismo, el fundador de la escuela alemana, judío, fue perseguido y se mudó a Escocia. Allí fundó la Gordonstoun School y Philip fue a estudiar a esa escuela.

De momento tenemos: Grecia, Francia, Inglaterra, Alemania y Escocia, para un pequeño Philippos de unos 12 años.


Si te gusta La Siesta Inglesa, te puedes suscribir gratuitamente a la newsletter para recibir contenido adicional cada semana lasiestainglesa.com/newsletter.


Inicios como Marine

Cuando acabó la escuela, en 1939, completó un trimestre como cadete en la Real Academia Naval de Dartmouth. Sí, donde conocería a Elizabeth, pero no todavía. Aún le tocaría volver a Grecia con su madre, con la que por cierto había tenido poco contacto, como repatriado. Solo estuvo un mes ya que su primo, ahora Rey Jorge II de Grecia pidió que volviera a Reino Unido a continuar su aprendizaje para la Marina Real. Ahora sí que llegaría el momento de conocer y ver a Elizabeth por primera vez. 

La familia Real visitó la Real Academia Naval en Dartmouth donde justamente Philip estudiaba para ser cadete. Su tío Louis Mounbatten encomendó a Philip que cuidara de las princesas, siendo ellas unas niñas, mientras los Reyes hacían sus actos reales. Ese primer encuentro entre los futuros amantes y esposos pudo no ser casual y estar orquestado por el tío y tutor de él, Lord Louis Mountbatten

Imagen de la Royal Naval Colleage en Dartmouth donde estudió el Príncipe Philip para ser cadete
Royal Naval College Dartmouth. Fuente: Andrew Yong at the English Wikipedia, CC BY-SA 3.0

Ahí consiguió un poco de estabilidad al menos por un año cuando se graduó como Cadete, el mejor de su promoción. Digo un poco, porque vino la Segunda Guerra Mundial y el sirvió a la Marina Real Británica durante el conflicto.

Una curiosidad, en la Segunda Guerra Mundial, Philip batalló por las tropas británicas mientras que sus cuñados, los maridos de sus hermanas Sofía y Teodora, batallaban en el bando contrario, el de los alemanes. 

Su encomienda en la Segunda Guerra Mundial era la de proteger el grupo militar australiano en el océano índico. Ahí estuvo poco tiempo ya que después de que Italia invade Grecia, Philip fue enviado a la flota Mediterránea. En 1941 consiguió varios ascensos y logros, como la Cruz de Guerra en Grecia, varias menciones en despachos, etc. Pero fue en 1942 cuando consiguió el puesto de Primer Teniente del HMS Wallace, siendo el más joven en conseguir ese rango en la Marina Real Británica. Dos años después se embarcó con la flota británica del Pacífico en una acción en Tokyo Bay contra Japón. Y fue en 1946 cuando pudo volver a Reino Unido para quedarse. 

Y en verano de ese mismo año, pidió la mano de Elizabeth al Rey. El Rey acabó aceptando pero con condiciones.

Las dudas del Rey

El rey tenía dudas, la primera era el origen y nacionalidad de Philip. En las monarquías, sobre todo en aquella época, es muy importante la procedencia. Tu puedes ser magnífico o magnífica, que como tu familia tenga una mancha en su expediente, te va a ser difícil convencer a ciertos rangos de las casas reales y la política. Y la familia de Philip de Grecia, tenía su apellido manchado. 

Al Rey no le hacía mucha gracia que su padre, Andrés de Grecia y Dinamarca, había sido fuertemente rechazado por su propio país. Dejando a su familia pobre, viviendo de la caridad de la familia de Alicia, su esposa y madre de Philip, en el exilio.

Tampoco le hacía mucha gracia, la influencia que tenía Louis Mountbatten sobre su sobrino Philip y dudaba si Philip podía ser un caballo de Troya del Lord en la casa Real y cuál podían ser sus ambiciones.

Imagen del Príncipe Philip con Louis Mountbatten
Príncipe Philip (Derecha) con Louis Mountbatten (Izquierda). Fuente: Getty Images

El Rey George y la Reina Consorte Isabel Bowes-Lyon pidieron a Elizabeth esperar hasta su vigésimo primer cumpleaños para el compromiso oficial. Con esto la familia Real ganaba tiempo y aprovecharon para llevar a Elizabeth de viaje a Suráfrica. 

Durante este tiempo Philip de Grecia hizo los deberes; abandonó sus títulos nobiliarios de Grecia y Dinamarca, dejaría de ser el Príncipe Philippos de Grecia y Dinamarca para Philip Mountbaten y pasaría a tener pasaporte británico

Finalmente, en Julio de 1947 desde el Palacio de Buckingham, el Rey y la Reina anunciaron el compromiso de su querida hija Elizabeth con el Teniente de la Marina Británica Philip Mountbaten.

Quedaba pendiente el tema de la religión, sí ya lo sé, ¿qué problema hay?, recuerda que estamos a mediados del siglo XX todavía. Aunque Philip se identificaba como Anglicano, él fue bautizado como Griego Ortodoxo. Así pues, el Arzobispo de Canterbury, quiso regularizar, vaya palabra como si fuera un delito, la situación del príncipe y en Octubre de 1947 recibió oficialmente su comunión en la Iglesia Anglicana. 

Boda del Píncipe Philip y la Reina Elizabeth

Finalmente se casaron el 20 de Noviembre de 1947 en la Abadía de Westminster. Por cierto, en la mañana del día de la boda, Philip fue nombrado Duque de Edimburgo, Conde de Merioneth y Barón de Greenwich. Títulos que ahora sustenta su hijo Carlos, Príncipe de Gales.


Si te gusta este artículo, compártelo a quien creas que también le puede gustar. Si quieres colaborar con La Siesta Inglesa, puedes invitarnos a un café pulsando aquí. Recuerda que también nos puedes seguir en Twitter e Instagram.

Ya te puedes suscribrir gratuitamente al Magazine de La Siesta Inglesa; recibirás un correo cada semana con contenido extra y noticias destacadas. Me encantaría saber tu opinión de este tema, o si tienes alguna pregunta, déjamelo en comentarios o en las redes sociales. ¡Hasta el próximo jueves! Mientras nos vemos en las redes.

4 comentarios

    1. Hola Oscar, muchas gracias por tu comentario. De momento lo sostiene Carlos, luego cuando él sea coronado Rey, podrá elegir pasarlo a su hermano. Ahora mismo, por protocolo automático, Carlos es el nuevo Duque de Edimburgo, lo que entiendo que ha heredado el título.

      Un saludo,
      Abel

  1. Muy chulo el artículo, recomiendo ver “The Crown” en Netflix para algunos cotilleos mád sobre la familia real. Las dos primeras temporadas son geniales y, aunque con muchas licencias dramáticas, es un “guilty pleasure” para los amantes de la monarquía británica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.