Lady Houston, una gran heroína británica

retrato de Lady Houston

Publicado por Adela Domínguez

Las mujeres han sido siempre las grandes olvidadas de la historia. Los libros de texto nos hablan del papel de los hombres en las guerras, de los grandes mandatarios y de los nombres masculinos de grandes personalidades. Sin embargo, eso no quita que fueran muchas las mujeres que han influído en el tránsito de la historia.

Todos hemos estudiado en muchas ocasiones la Segunda Guerra Mundial, conocemos nombres de grandes generales y hemos visto en miles de películas las caras de esos héroes británicos, franceses y americanos que vencieron a los nazis. Pero no fueron solo ellos. Svletana Alexievich ya se encargó en su libro La guerra no tiene rostro de mujer de dejarnos claro que las mujeres soviéticas también estuvieron en el frente de batalla luchando contra los alemanes.

Durante esta época, el Reino Unido también tuvo su heroína particular que cambió el rumbo de su historia. Se trata de Lady Houston, la gran olvidada por los libros de texto.

Lady “Poppy” Fannie Lucie Houston era una luchadora que se hizo un hueco en la sociedad británica. Fannie Lucie Radmall de soltera comenzó a los 16 años como bailarina y corista, momento en que se ganó el sobrenombre de “Poppy”. Tras varios matrimonios en los que aumentó su patrimonio, se casó con Sir Robert Houston, miembro del Parlamento Británico en aquel momento, en el año 1924. Se convirtió así en Lady Houston y, dos años más tarde, en la segunda mujer más rica de Inglaterra al recibir la herencia de su difunto marido Houston.

portada de la revista the bystander con lady houston como protagonista

Podríamos recordar a Lady Houston por muchas cosas. Por un lado, por su apoyo a la causa de las sufragistas y su defensa del voto femenino. También por su participación activa como enfermera durante la Primera Guerra Mundial. Estos servicios le sirvieron para conseguir el título honorífico de dama y para situarse en los primeros puestos de las mujeres más influyentes del país.

Sin embargo, no es nada de eso por lo que la consideramos una heroína británica. Este título se lo ganó durante la Segunda Guerra Mundial con una intervención que muchos consideran clave para que el Reino Unido, junto con los Aliados, vencieran al ejército nazi.

imágenes de 5 spitfires

Lady Houston donó casi toda su fortuna a la empresa Supramarine, encargada de fabricar los aviones Spitfire con los que los británicos se enfrentaban a los alemanes. Muchos expertos consideran esta donación una pieza clave para conseguir que los aviones ingleses fuesen más rápidos que los alemanes.

La empresa había solicitado, años antes de que comenzara la guerra, al una subvención al Ministerio del Aire para fabricar estos aviones e investigar la forma de hacerlos más rápidos y ligeros. Sin embargo, esta solicitud fue denegada y el sueño de Reginald Mitchell, diseñador jefe de Supramarine, se vio truncado. Pero es aquí cuando aparece nuestra heroína que donó la cantidad que solicitaban asegurando que “Todo británico de verdad preferiría vender su última camisa antes de admitir que Inglaterra no puede defenderse por sí misma”. Y así es como Lady Houston permitió que se fabricaran los aviones que resultaron clave para la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, nuestra heroína no pudo ver cómo sus inversiones servían para ganar una guerra. En 1936 falleció a los 79 años. Tampoco pudo verlo su diseñador, Reginald Mitchell, que murió en 1937 a los 42 años. Fueron dos personas clave en la victoria aliada que, sin embargo, no pudieron ver ese momento.

imagenes de los spitfires basados en los diseños de Reginald subvecionados por Lady Houston

Lady Houston fue sin duda una mujer excepcional que por supuesto levantó ampollas entre los hombres de la época. Trataron de reducirla a un cuerpo bonito y la tacharon de insolente en muchas ocasiones. En realidad, era una mujer que se salió de los moldes y vivió su vida como quiso, defendiendo sus ideas y luchando por lo que a ella le importaba. Si bien no compartimos muchas de sus ideas, pues admiraba a Hitler y Mussolini y anhelaba una figura así en el Reino Unido, nos parece muy triste que no se conozca más su historia y cómo contribuyó a derrotar a aquellos que admiraba. Lástima que haya sido una olvidada más de los libros de historia.


Este marzo queremos que VOSOTRAS pongáis la voz y seáis escuchadas en el blog de La Siesta Inglesa. Si te apetece explicar algo, contar una historia o recordar la de una mujer, te invitamos a rellenar este formulario y publicaremos el texto el siguiente lunes. Si sabes de alguien que le pueda interesar, le puedes compartir el formulario o nos puede contactar a [email protected]

Si te gusta este artículo, compártelo a quien creas que también le puede gustar. Si quieres colaborar con La Siesta Inglesa, puedes invitarnos a un café pulsando aquí. Recuerda que también nos puedes seguir en Twitter e Instagram. Y te puedes suscribrir gratuitamente al Magazine de La Siesta Inglesa; recibirás un correo cada semana con contenido extra y noticias destacadas. Me encantaría saber tu opinión de este tema, o si tienes alguna pregunta, déjamelo en comentarios o en las redes sociales. ¡Hasta el próximo jueves! Mientras nos vemos en las redes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.